martes, 9 de enero de 2018

Resoluciones 2017 🌠

El estar aquí sentada e intentar escribir me supone un reto, principalmente porque tengo pensamientos muy dispersos sobre lo que intentare escribir acá. El 2017 a sido un año un poco raro, comencé el año con metas, pero no mejore en fotografía, no leí 10 libros, no volví a Amazonas, no intente tocar la guitarra, no me va bien en la U, no conocí mas gente, no viaje, todas mis plantitas murieron y no fui al roraima. Pero si le busco el lado positivo a la cuestión, SI comencé la U, SI termine el curso de costura y puedo hacer mi propia ropa (o parte de ella), SI pude mejorar un poco mi autoestima y SI comencé a hacer ejercicios. 

Pese a que no fue un año de decisiones y cambios para mi, hay ciertas cosas que quedaron atrás, mis dos amigas del colegio ya no son mis amigas, es un poco triste, pero debemos aceptar que aveces las personas necesitan cortar ciertos lazos emocionales para crecer y seguir adelante. Este tema es algo que me ha costado aceptar, después del colegio todos han tomado diferentes caminos, aquellos que los llevaran a ser la persona que ellos desean ser.

lunes, 11 de diciembre de 2017

LA BIBLIA PARA EL CABELLO RIZADO

Imagen relacionada
A donde quiera que voy las personas siempre me preguntan acerca de mi cabello -frase no aplicable para los bad hair days-, a menudo son chicas que tenían el cabello asi o chicas que lo han intentado todo para recuperar su cabello rizo después de tantos tratamientos para alisarlo.

Hermanas, primero el testimonio, al igual que todas yo tambien odie mi cabello, no sabia que hacer con él y no sabía cómo cuidarlo, pero ¿adivinen que? alisarlo no es la solución; no queda liso del todo, necesita aplicar calor para mantener el tratamiento (igual a hacerle mucho daño a tu pobre cabello). Lo anterior mencionado nos lleva a extrañar nuestro cabello, es como el novio chevere y buen partido que nunca apreciaste.